Color Scheme

Other color schemes can be added.

Cullinan Diamond

245,00 €

Extrait de Parfum (oriental, ámbar). Este extracto de perfume rezuma majestuosidad, por la intensidad de su nota de salida de pimienta negra, fusionándose lujosamente con la frescura del absoluto de vainilla, rodeado de Iris y rosas. Las notas de fondo exudan una calidez regia con almizcle de cachemira, madera de cedro y ámbar.

Más detalles

Thameen

Nuevo

Exquisitamente real, como los únicos diamantes Cullinan que le dan nombre.

El Diamante Culliman fue descubierto cerca de Pretoria en Sudáfrica el 26 de enero de 1905 y lleva el nombre del presidente de la empresa minera, Thomas Cullinan. En su estado sin cortar, pesaba 3106 quilates métricos y tenía un tamaño de 10,1 x 6,35 x 5,9 cm. Esta escala, junto con su extraordinario color blanco azulado y una claridad excepcional, lo convirtió en el diamante más famoso del mundo.

En 1907, el Cullinan fue presentado al rey Eduardo VII por el gobierno del Transvaal. Fue un gesto simbólico destinado a curar la brecha entre Gran Bretaña y Sudáfrica tras la Guerra de los Bóers. Después de una vacilación inicial, el rey aceptó el regalo por recomendación del gobierno británico. La piedra fue llevada bajo fuerte escolta policial a Sandringham y presentada formalmente en el 66 cumpleaños del Rey.
Cortar este extraordinario diamante supuso un desafío considerable. La piedra fue enviada a los principales cortadores de diamantes de la época, Asschers of Amsterdam, donde los expertos pasaron semanas considerando el mejor método para partirla. Se necesitaron cuatro días para preparar la ranura para el cuchillo de corte, y el primer golpe rompió el cuchillo en lugar del diamante. Finalmente, el 10 de febrero de 1908, Joseph Asscher partió la piedra en dos. Durante los siguientes ocho meses, tres hombres trabajaron durante 14 horas al día para cortar y pulir nueve piedras grandes del diamante original. A cada una de estas piedras se le asignó un número del I al IX, y hoy en día todavía se las menciona de esta manera. También se crearon 97 pequeños brillantes y algunos fragmentos sin pulir.
Después de la muerte del rey Eduardo en 1910, el rey Jorge V colocó a Cullinan I y II en el cetro del soberano y la corona del estado imperial, respectivamente. Ambas piedras todavía están en la regalía hoy. Asschers se quedó con los diamantes numerados restantes como pago por su trabajo. Cullinan VI y VIII fueron posteriormente traídos de forma privada por el rey Eduardo VII como regalo para la reina Alexandra, y los demás fueron adquiridos por el gobierno de Sudáfrica y entregados a la reina María en 1910, en memoria de la inauguración de la Unión. Fueron legados a Su Majestad la Reina en 1953.

The Sovereign Collection está inspirada en el misterio y la majestuosidad de una coronación real, con cada fragancia inspirada en piezas clave de las joyas de la corona británica. El día de la unción de un nuevo monarca, la Corona Imperial y la Diadema del Estado Británico son usadas por el soberano y el consorte real respectivamente, mientras que los cetros son llevados por todos los miembros centrales de la ceremonia.
Los aromas en sí mismos se construyen alrededor de una nota distintiva. Así como la Rosa Taif en Noorolain Taif se convirtió en la rosa más exclusiva, cada fragancia de Sovereign Collection utiliza un ingrediente central que es considerado el mejor de su familia.

Notas de Salida: Pimienta Negra
Notas de Corazón: Absoluto de Vainilla, Iris, Rose
Notas de Fondo: Cashmere, Cedro, Gamuza, Ámbar


.

Escribe tu opinión

Cullinan Diamond